Translate

viernes, 23 de septiembre de 2016

¿ANÁLISIS CUANTITATIVO O CUALITATIVO EN RIESGO CREDITICIO?

 
El análisis de riesgo crediticio ha pasado por diferentes etapas a lo largo de su historia. Al principio se lo consideraba como un trabajo artesanal en donde el vínculo entre el analista y el prospecto era mucho más que la técnica empleada.



Con el correr del tiempo y la incorporación de nueva tecnología y ciencia, el proceso se perfeccionó a través del diseño de herramientas cada vez más sofisticadas.







En las etapas iniciales allá por los años 30 y 50, el foco era puesto en el balance, el cuadro de resultado y los flujos de fondos.

En la actualidad se cuenta con modelos para calcular las probabilidades de incumplimiento como el de regresión lineal, modelos logit y probit, hasta llegar a las redes neuronales. Modelos de ratings y scorings que son construidos a medida de las empresas o que pueden ser requeridos a las empresas proveedoras de informes comerciales.

La estadística, la econometría y otras experiencias matemáticas se utilizan para lograr modelos capaces de predecir el comportamiento de pago de los clientes. No obstante ello, estos estudios son “aproximaciones respecto de los comportamientos de los seres humanos”. El estado del arte por lo menos hasta el presente, no ha podido ser reemplazado por la tecnología, y esto se debe al constante cambio que experimenta el ser humano. Su actividad social, su vinculación con diferentes culturas, las costumbres, las formas en que se toman las decisiones. El hombre se encuentra en etapa de evolución y este es el principal factor motivo por el cual, al utilizar métodos matemáticos podemos hablar de “aproximaciones”. En un mundo cambiante, dinámico, complejo, impredecible, interconectado, y fundamentalmente “desigual” en términos económico – financieros,  el estado del arte se encuentra más que presente.


Los sistemas de evaluación han servido y sirven para obtener relaciones comparativas de casos, para evaluar masas críticas de prospectos, pero no llegan a la esencia del ser humano y su sistema para tomar decisiones. Por lo menos no hasta el presente.
Existen en la actualidad economías demasiado informales que requieren de la evaluación cualitativa y relacional para poder establecer el riesgo real en materia crediticia.  El riesgo no puede ser medido sin partir de la definición concreta.


¿Qué es dar crédito para mí, para mi organización?


Se desempeñe usted en una empresa financiera o en una comercial, de la definición misma de la actividad, surgirá el nivel de riesgo crediticio deseado o tolerado. Solo a partir de allí podría funcionar adecuadamente cualquier sistema de evaluación que se proponga, utilizando las reglas del arte, la ciencia y la tecnología.
Si crédito representa, prestar un determinado nivel de capital de trabajo asegurando su retorno en los términos y condiciones en los que fue cedido y securitizando las operaciones al máximo, es una política con base estrictamente financiera.



Si en cambio representa, el acompañar el crecimiento y desarrollo de nuestros clientes, es otra, la cual importará un tipo de riesgo evolutivo y complejo.



Cualquiera sea la definición de política de crédito que usted quiera implementar en su organización, su sistema de análisis deberá combinar herramientas del tipo cuantitativo y cualitativo. La regla de Pareto dice (aplicado al crédito) que el 20% de las empresas son grandes corporaciones, y el resto son pymes, empresas de familia y familiares. Con más razón se requiere poner énfasis en la definición de políticas antes de estudiar los instrumentos a incorporar.




El mix exacto entre lo cuantitativo y cualitativo, no es posible determinarlo de manera lineal, dependerá del tipo de organización que estemos evaluando, pero de algo estamos seguros. Ambos componentes deben estar presentes a la hora de realizar un buen análisis de riesgo crediticio porque los resultados de las empresas, no se obtienen tan solo de arbitrar recursos económico – financieros, sino del manejo de los recursos humanos y sus potencialidades. Para esto último, entre otras cosas, es requerido el análisis cualitativo.


Lic. Claudio M. Pizzi
Director

www.dorbaires.com

domingo, 4 de septiembre de 2016

Tips para sostener reuniones eficaces con el personal

Como todos sabemos, en las organizaciones se suelen sostener diferentes tipos de reuniones, pero no siempre las mismas son efectivas. No siempre se obtienen buenos resultados o se llega a buen puerto luego de ellas.
Mencionaremos algunas cuestiones, y solo algunas que deberán tenerse en cuenta para que las mismas prosperen.

CONCEPTO
Las reuniones de trabajo son una herramienta utilizada para elaborar planes, diseñar estrategias, evaluar desempeños, fomentar la participación de los empleados.
Una reunión puede definirse como el “evento en que dos o más personas se juntan para discutir un tópico predeterminado tal como la planificación de un evento de negocios, evento de la comunidad, etc. normalmente de manera formal”.

Se realiza para cumplir una meta de un grupo de personas, tomar decisiones, y tomar acciones, compartir información, identificar, desarrollar o juntar ideas, para buscar el apoyo del grupo u organización en el logro de una meta.
Expertos en el tema afirman que las mejores horas para realizar reuniones son las 9:00a.m. ( antes de comenzar el día) y 3:00 p.m. (después del almuerzo).
Las reuniones sólo deben realizarse si realmente son necesarias. Debemos tratar los temas que son del interés de todos primero y luego los que son más particulares, esto es para que las personas que no se les requiere estar en la reunión completa puedan retornar a sus puestos de trabajo.

Si la reunión normalmente se alarga, seguir los siguientes pasos para corregirlo: 

1. Planificar la agenda cuidadosamente.
2. Asignar que alguien lleve o controle el tiempo de reunión.
3. Rechazar discutir puntos fuera de agenda (se debe tomar notas para incluirlos en otra agenda).
4. Evaluar el proceso de reunión al final de la misma.
El tiempo de reunión puede ser acortado si se asigna la obtención de información o la revisión de documentos previo a que sea realizada.

El objetivo de las reuniones varía dependiendo del tipo de reunión convocada.

Reuniones para informar: 
Reuniones para informarse:
Reuniones para debate público:
Reuniones para desarrollo del personal:
Reuniones para solucionar un problema:

A mayor cantidad de participantes, aumenta la duración de las reuniones y se reduce su efectividad.

Mantener el número en límites razonables: no más de diez en reuniones que demanden alta interacción como es el caso de las destinadas a solucionar problemas. Puede llegar hasta 15 ó 20 en las de formación de personal y desbordar esos límites en las meramente informativas.
El principio es mantener el tope al mínimo posible. Las cifras pequeñas potencian la interacción y permiten llegar con más rapidez a un clima de trabajo en grupo (además son más baratas). Las cifras grandes (más de 20) obligan a seguir métodos parlamentarios con lo que la participación se reduce.

ROLES QUE DEBEN PARTICIPAR:

 Los que saben (conocimiento, habilidades, experiencia)
 Los que están interesados (líder, cliente, gerente de proyecto, interesados en general)
 Los que pueden (dedicar tiempo para ejecutar, autoridad para implementar)

Siempre debemos tener en mente que las reuniones son actividades costosas si no llegan a ser efectivas, esto implica que las mismas deben de enfocarse como todas las demás actividades importantes de la empresa.
Una agenda debe contener: lugar de reunión, qué deberán llevar los asistentes, se debe leer previo a la misma, los puntos que serán cubiertos, fecha y hora en que será realizada, lista de participantes y duración de la misma. Si la agenda no pudo entregarse con anticipación se puede distribuir al comienzo de la reunión y también se les puede preguntar a los participantes si desean incluir algún tema adicional.

Objetivos de la reunión - contenidos

  • Tema
  • Fecha
  • Hora de inicio y fin
  • Lugar de la reunión
  • Participantes
  • Quien convoca la reunión
  • Puntos de la reunión
  • Tiempo aproximado
  •  Responsable


Establecer reglas para las reuniones, por ejemplo: horarios, puntualidad, métodos para decidir, interrupciones permitidas , confidencialidad. Dichas reglas, deben ser establecidas por todos los participantes.
Esboce la agenda de la próxima reunión.
Antes de terminar, haga una recapitulación de los temas tratados (insistir en las conclusiones, tareas lanzadas, responsables).
Deben quedar claras las tareas distribuidas a sus responsables.
Evaluar la reunión y registrar las conclusiones.

Terminar la reunión 5 minutos antes, los participantes valorarán el gesto.

Si se generan compromisos durante la reunión, estos deben quedar asignados e incluidos en un plan de acción en donde se establezca cómo mínimo el responsable y la fecha estimada de término. Lo ideal en este aspecto sería que cada participante tenga asignado uno de los puntos para que todos se envuelvan en la dinámica de la reunión. Las decisiones a que ha llegado el equipo deben ser documentadas.

Tareas post reunión

Pasar en limpio el acta (minuta) de la reunión:

Redactarla lo antes posible para no perder información.
Ordenarla por unidades temáticas y no por orden cronológico de la discusión.
Identificar las tareas lanzadas, con responsable y fecha de finalización.

El equipodorbaires

www.dorbaires.com

miércoles, 27 de julio de 2016

Pros y contras de los tres nuevos tipos de jefes

El perfil de los jefes en la actualidad se fundamenta en el diálogo, el cambio y la visión de futuro con el fin de sacar el máximo rendimiento a sus colaboradores.
Con las nuevas exigencias del siglo XXI, comandar exitosamente la gestión de una organización se convierte en un verdadero reto para la actual generación de líderes que ahora debe saber enfrentar los modernos desafíos tecnológicos, económicos y generacionales si quiere alcanzar el éxito empresarial.
Así las cosas, el perfil del dirigente actual se fundamenta en el diálogo, el cambio y la visión de futuro con el fin de sacar el máximo rendimiento a sus colaboradores.
Su figura ya no es autoritaria y se ha convertido en facilitador y entrenador de los empleados. El buen líder no solo debe saber gestionar adecuadamente la gran cantidad de información existente, sino que también tiene que dirigir las nuevas formas de jerarquía, comunicación y ser capaz de integrar a las diferentes generaciones.
Una de las diferencias más importantes respecto al jefe tradicional es “que ha pasado de ser el experto que todos consultan y cuya palabra, criterio y decisión eran las que importaban, a ser la persona encargada de gestionar talento experto y de facilitar que las respuestas emerjan de ese talento”, explicó Lidia Nicolau, directora de la felicidad de Habitissimo.
Para enfrentar los nuevos retos de un mercado tan cambiante, cada vez más los directivos de las compañías optan por reconfigurar la cultura empresarial y se encaminan a nuevas líneas de liderazgo en múltiples niveles.
A medida que las empresas se vuelven más planas u horizontales, es decir, que cuentan con menos niveles de gestión entre el personal y la dirección de la compañía, hay una mayor presión hacia el auténtico rol de los jefes.
La filosofía de este tipo de estructuras organizacionales se basa en que los trabajadores son más productivos cuando están directamente involucrados en la toma de decisiones y no solo siguen las órdenes de superiores.
Por ello, esta organización promueve la colaboración y participación de los trabajadores a través de un proceso de toma de decisiones descentralizada, donde prime la flexibilidad y una cultura de adaptación a los cambios.
“Como la comunicación es más fluida, la toma de decisiones también lo es. Las estructuras planas hacen sentir a los empleados parte de las decisiones estratégicas de las compañías. Son más horizontales. No tienen superiores, sino pares”, indicó Luis Fernando Martin, especialista en comunicación organizacional.
Como resultado de esta ideología, están surgiendo una gran cantidad de estilos de liderazgo no convencionales. LR analizó los diferentes tipos de gerentes a partir de un artículo de la revista de negocios estadounidense FastCompany.
“Ya no se trata sólo de la inteligencia emocional”, dice Deborah Ancona, profesora del MIT Sloan en el artículo mencionado. “Se trata de la capacidad para entender las complejidades, resolver problemas y hacer las cosas, no importa qué estilo de liderazgo se tenga”, sentenció la experta.
Rosalba Montoya, presidenta de ManpowerGrop Colombia, opinó que es “vital reconocer la innovación, las buenas prácticas y los aciertos para aumentar ese gran círculo de confianza y que se pueda transmitir esa seguridad en sus acciones cotidianas”.
A continuación, se presentan las ventajas y desventajas de tres de los nuevos estilos de liderazgo no convencionales que han surgido en la actualidad.
El que es amigo y su par.

Pros
En las estructuras de organizaciones planas, los líderes son a menudo vistos como compañeros que no tienen miedo a ensuciarse las manos. Según el coach y director general de S&S Consultores y Talentos, Luis O. Salazar, cuanto más cercano esté un líder a sus empleados, mayor conocimiento tanto de sus fortalezas como de sus debilidades tendrá, lo que le permitirá poder tomar mejores decisiones.
Contras
En determinadas ocasiones, no es tan fácil separar el trabajo de la amistad lo que puede generar más de un conflicto laboral y personal. “Se trata de la amistad en el contexto de una organización. No es un trabajo que hay que hacer. Habrá responsabilidades que tienen que ver con su trabajo, en las que surjan problemas con sus amistades”, explicó en el artículo la experta Ancona. “Debe que ir con los ojos bien abiertos en este tipo de conflictos”, puntualizó.
El gerente transparente.

Pros
Hoy en día, los empleados quieren tener líderes auténticos y transparentes que les orienten. Este tipo de jefes son personas emocionalmente reactivas que dicen lo que sienten sin importar las consecuencias. Si bien este tipo de liderazgo es extraño que funcione, a veces se usa, señaló en el artículo Karen West, socia ejecutiva de la firma de búsqueda de Heidrick & Struggles, quien opinó que estos líderes pueden crear una confianza más profunda.
Contras
Cada vez es más común que los empleados quieran sentirse los dueños de lo que hacen en lugar de seguir solo órdenes. Según la revista estadounidense, la desventaja de los líderes emocionales es que no saben cómo modular sus emociones. Las cosas pueden ir “muy mal”, dijo West. Por tanto, “si un líder en particular tiene mal humor o mal carácter, podría ser transmitido emocionalmente al resto de la organización”, manifestó la experta en el medio.
El líder servicial.

Pros
“El que lidera para servir, sirve para liderar”, señaló Martin, quien opinó que el líder debe ser el primer servidor de su equipo. Y es que este tipo de jefes se centran en la figura del individuo como parte fundamental de la empresa y el directivo tiene que asumir un rol de coach sin esperar nada a cambio. Entre sus fortalezas está la motivación.

Contras
A pesar de que el liderazgo de servicio, involucra y capacita a los empleados, si el líder se queda en el papel de “servidor” las cosas pueden ser problemáticas, por ejemplo, en una situación de emergencia, donde se requieren tomar decisiones rápidamente, opinó Ancona en FastCompany. “También puede haber problemas de autoridad”, apuntó Montoya.

FUENTE: La República de Colombia. - Red Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE) - http://gestion.pe/empleo-management/pros-y-contras-tres-nuevos-tipos-jefes-2165765

viernes, 17 de junio de 2016

LA GRIETA ARGENTINA ES SANADORA EN EL CORTO PERO PERJUDICIAL EN EL LARGO PLAZO

La grieta, la grieta, se ha hablado mucho acerca de ella. Entiendo que ha sido el periodista Jorge Lanata quien inauguró el concepto para definirlo desde un aspecto político, pero el mismo tiene un trasfondo que traspasa lo que habitualmente se habla de ella.





En una nota para el diario comercio y justicia sobre los problemas de fondo de la Argentina he tocado el tema sin hacer una mención expresa.

¿Qué es la grieta?

 Hace referencia a una división y la pregunta es si está mal que exista. Para ello, planteo dos escenarios, el corto plazo y el largo plazo.

¿Por qué es sanadora en el corto plazo?

Cuando uno sufre un corte con un elemento que infecta, se produce lo que comúnmente se conoce como pus. Es importante que supure y que sea eliminado para que la herida pueda cicatrizar de manera adecuada. La infección de la Argentina es profunda, y lo que se observa en la superficie es la corrupción. La corrupción que va de un simple hecho aislado a una red, a un proyecto de inversión planificado y aceitado que involucra al primer nivel en lo más alto de la escala decisoria y desde allí hasta el nivel más bajo.


La situación actual en la Argentina, (es una visión personal puesto que no tengo forma de medir en términos porcentuales) que imagino, es un 90% - 10% para poder graficar el cuadro. Esto significa que (por suerte), el 90% de los Argentinos, podría encontrar en lo que se conoce como “derecha, centro, izquierda” en política, algún sistema o modelo que lo represente como así también figuras políticas de ese amplio espectro no emparentadas con la corrupción y de una trayectoria impecable, por lo menos hasta el presente. Ese 90% se encuentra en condiciones de negociar, de aceptar críticas, de aceptar ser persuadido y persuadir, somos todos los que podemos intercambiar opiniones, tener puntos de visto opuestos pero la suficiente capacidad como para ponernos de acuerdo en ciertos temas comunes que nos afectan, por ejemplo: inflación cero, control irrestricto de los tres poderes del estado, educación primaria y secundaria obligatoria en todo el país, etc.


La grieta en el corto plazo es sanadora porque se mantuvo oculta durante mucho tiempo, latente a la espera de ser puesta de manifiesto de manera cruda. Era imprescindible que salga a la luz y que ponga al descubierto estas formas de pensamiento nocivas que se encuentran en la vereda de enfrente y que representan ese 10% restante. Si no se hubiera manifestado, no podríamos estar en condiciones de reconocer el flagelo e intentar trabajar en la solución de fondo. Entiéndase que digo: 90 – 10, si la cosa fuese 50 – 50, tendríamos problemas aún más graves.


¿Por qué tendríamos que luchar artificialmente para cerrar la grieta?

Algunas personas de los “medios de comunicación”, incluso figuras del pensamiento y la política creen que la grieta se cierra sentándose al lado del que se encuentra dentro de ese 10%, o aceptando su punto de vista. Es un error básico que no puede ser considerado en el corto plazo. Ese 10% representa el “fundamentalismo”, concibe la política como algo dogmático, como una cuestión de FE, no pone en tela de juicio a los protagonistas y de hecho, niegan la realidad, la relativizan, la minimizan, la rechazan, buscan ensuciar para decir que “son todos iguales”, incluso se ha llegado a echar mano a la física cuántica ante el aluvión de pruebas testimoniales, fílmicas, escritas, etc. Esto no tiene nada que ver con el concepto oficialismo – oposición. Existe tanto fundamentalismo de un lado como del otro.


No es posible compartir algo con alguien que defiende la corrupción porque se transforma en cómplice. No es posible hacerlo si uno tiene una escala de valores y principios y cree en las trayectorias y la honestidad. La gente honesta no puede convalidad la deshonestidad. Por eso en el corto plazo, la grieta no puede cerrarse, no puede hacerse si ese 10% no cambia y se suma al 90% restante, lo cual no quiere decir que comparta una misma visión política.

“La grieta es la consecuencia de un deterioro pronunciado y ascendente del nivel cultural y educativo de la sociedad”.


La educación y la cultura se han derrumbado como valores, como objetivos básicos de la gente. En el pasado era considerado vital para el ascenso social. El fundamentalismo es la consecuencia de la falta de capacidad para razonar y aprender en el sentido más profundo de la palabra. No tiene que ver con el dinero, ni siquiera con los pergaminos con los que uno cuenta. Tener un título de doctor, no te hace doctor, del mismo modo que tener una placa no te convierte en policía. El dinero es el menos indicado para diferenciar a una persona bien educada de aquella que no lo es.


“Algunos creen que el problema de la educación se circunscribe a la falta de una computadora por alumno, o al hecho de que los egresados del nivel secundario no comprenden texto, no entienden lo que leen”.

Por supuesto que lo mencionado es importante y debe corregirse, pero, periodistas, pensadores, actores, investigadores, personas acostumbradas a interpretar textos, a escribir, a analizar datos, se someten al fundamentalismo sin mostrar la menor duda sobre dichas creencias, entonces, el problema cultural y de educación con el cual tenemos que batallar, es mucho más profundo que los problemas puntuales que hallamos en el nivel secundario.


¿Por qué la grieta sería perjudicial en el largo plazo?

La respuesta es sencilla. Hasta ahora, venimos perdiendo las batallas por la educación y la cultura, pero todavía podemos ganar la guerra. Si la grieta persiste en el largo plazo, representaría el perder la guerra. Significaría que habremos fracasado en el intento de mejorar los niveles culturales y de educación.
La grieta será eliminada y los argentinos podremos unirnos definitivamente, no cuando pensemos igual, o pertenezcamos a un mismo partido político sino cuando recuperemos la escala de valores que hace a un país trascender. Como hemos mencionado en la nota para el diario comercio y justicia, el problema de la Argentina no es la economía. Tuvimos cientos de miles de dólares en inversiones y seguimos igual que antes, logramos el status inflación cero y volvimos al 40% anual, tuvimos accesos a créditos baratos y terminamos endeudándonos por el doble o triple. Tuvimos y tendremos oportunidades, el mundo las seguirá concediendo pero si no corregimos los dos problemas de fondo de la Argentina, el nivel de la cultura y la educación y la calidad del liderazgo (mejores líderes toman mejores decisiones, líderes honestos trabajan para la gente, líderes deshonestos trabajan para sí mismos), seguiremos desperdiciándolas década tras década. Una frase que suelo utilizar es aquella que se conoce en el mundo para identificarnos. Es un poco vieja pero muy efectiva y descriptiva.


Se dice que en el mundo hay cuatro clases de países, los desarrollados, los subdesarrollados, el Japón (el milagro de tener mucho con prácticamente nada) y la Argentina (un país que podría tenerlo todo y tiene más problemas que beneficios).

¿No le parece?



Lic. Claudio M. Pizzi
Director

www.dorbaires.com

martes, 14 de junio de 2016

“Ver qué pasa”: el 80 por ciento de los empresarios no contratará ni despedirá personal

Una nota de la revista Apertura publicada por Joaquín Garau, se enfoca o se emparenta a un trabajo que hemos publicado y puesto a disposición acerca de las expectativas para los próximos meses. Argentina, ¿cerca de la recuperación o de un nuevo fracaso?


En la misma pusimos énfasis en la necesidad de que el estado sea el impulsor de la reactivación económica interpretando que los empresarios serían aquellos que acompañarían las inversiones complementarias pero no harían las de fondo por motivos especulativos. No estamos buscando culpables, describimos una realidad en la cual estamos inmersos. La inversión requiere de garantías y de un mercado para consolidarse y desarrollarse. Existe un período de repago (pay back) o retorno que es aquel que se quiere conocer. Cuando retornará en utilidades y capital lo que se ha aportado. La ampliación de la oferta en todo sentido vendrá una vez que el sistema muestre una mejoría en el consumo, y esto parecería ser un círculo vicioso porque para que el consumo mejore se necesitan inversiones. Todo parecería indicar que es el estado el encargado de dar el puntapié inicial. No el que debería, "necesariamente" (en función al compromiso que deberían asumir todos los sectores de la economía con el país), pero es con el que cuenta  la sociedad, la cual esta asumiendo el ajuste. El sector pymes con altas tarifas en los servicios básicos, se encuentra en lucha por permanecer en el mercado. 


A continuación exponemos la nota.

“Ver qué pasa”: el 80 por ciento de los empresarios no contratará ni despedirá personal



Así como los jugadores de póker esperan a ver qué cartas muestra el croupier, los empresarios argentinos también están expectantes y no analizan contratar nuevo personal en los próximos tres meses.
De acuerdo con un relevamiento de ManpowerGroup, el 80 por ciento de los empleadores consultados no analiza contratar ni despedir empleados, y un 5 por ciento aún no decidió qué hará, aunque su indecisión se traduce en la no incorporación de nuevas caras a su equipo.

“La palabra de fondo es cautela. Esperar y ver qué pasa”, analiza Fernando Podestá, director nacional de operaciones de ManpowerGroup. “La expectativa que vemos al preguntar si contratarán o no a nuevo persona, es que los empresarios aguardan porque en el último semestre todo mejore, esperando que baje la inflación, ese es el dato agregado”, asegura Podestá, en diálogo con Apertura.com.

Por su parte, el 8 por ciento de los empleadores sí apuesta por sumar nuevas caras a su nómina y, el 7 por ciento, por echarla. El resultado de 1 por ciento de expectativa positiva de contratación –y el 85 por ciento que no contratará pero tampoco despedirá- guarda detrás otra explicación: hay que mantener el talento. “Las decisiones de contratación de nómina tienen una mirada más profunda, porque si uno reduce personal es muy difícil volver a incorporar ese conocimiento. Las empresas están buscando mantener el talento dentro de la empresa, para cuando la situación mejore ya estar profesionalmente preparado”, describe el especialista de la compañía de recursos humanos y empleo, que realizó el sondeo entre más de 800 empleadores de todo el país.

Los números argentinos no son los mejores si se tiene en cuenta a la región. En promedio, la misma encuesta arroja que la expectativa de contrataciones para los próximos tres meses es de 10 puntos (se resta a quienes no emplearán gente nueva con quiénes sí) para Perú, México, Costa Rica y Colombia. El gran perdedor de la encuesta es Brasil, cuya perspectiva de contratación es negativa –es decir que echarán a más gente de la que emplearán- con una caída de 15 puntos. Esta situación golpea a la Argentina. “La caída que se registra en el sector de manufactura (de -1 por ciento) se debe a la baja demanda de bienes proveniente de Brasil”, asegura Podestá.

Por Joaquín Garau 14 de Junio 2016



FUENTE:http://www.apertura.com/economia/Ver-que-pasa-el-80-por-ciento-de-los-empresarios-no-contratara-ni-despedira-personal-20160613-0004.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterApertura&utm_campaign=Apertura.com&utm_content=20&#





El equipodorbaires
www.dorbaires.com

jueves, 9 de junio de 2016

Argentina, ¿cerca de la recuperación o de un nuevo fracaso?

La década pasada podría haber sido para la Argentina, la plataforma de lanzamiento hacia su desarrollo, pero lamentablemente representó una década más, a pesar de las excelentes condiciones internacionales que nos favorecieron a lo que comúnmente conocemos como " viento de cola". Los extraordinarios precios de los comodities sumados a la posibilidad de tomar créditos internacionales baratos y a un escenario local con un Brasil estable y demandante de productos nacionales era el gran escenario para el cambio, escenario que hoy no existe. Hay algunos datos concretos que pueden ayudar a interpretar la situación o "herencia". 

Altísimo déficit fiscal (mayor a 5,5 puntos sobre el PBI), elevada presión tributaria (36% sobre el PBI), elevado nivel de informalidad económica, elevado nivel de pobreza (30%), 4 años de falta de creación de empleos genuinos de fuente privada. Caída de la producción industrial y caída de las exportaciones (25%) durante el período 2013 – 2015. Aumento de la desocupación “disfrazada” a través de la incorporación de cientos de miles de personas al sector público.


Datos estadísticos del indec, ceped y observatorio social de la UCA, demuestran que el PBI de la Argentina debería crecer del 0,74% al 1,12% de la economía mundial para bajar la pobreza al 14% de la población. La relación PBI pobreza indicaría que debería crecer un 50% en dólares para lograr este objetivo.
Existen diferentes formas de medir y definir la “pobreza”. Los países de la OCDE la miden en términos relativos y en la Argentina se lo hace en términos absolutos. Los países de la OCDE consideran pobres a personas que no lleguen al 50% de la mediana (promedio – valor de posición central ) de los ingresos de la población, en cambio en Argentina, se fija un nivel mínimo de ingresos que determina la cobertura de las llamadas necesidades básicas.


La ilusión de vivir bien y la máquina de la felicidad.


Una fuente alternativa de financiación artificial que utilizan los estados para mantener un nivel de gasto elevado, es la impresión de billetes. A través de este método se evita el endeudamiento y se agrega más dinero a la economía. Esto genera la ilusión del consumo, por un tiempo. La inflación es definida como el alza sostenida de los precios, y una forma de generarla es a través de la emisión monetaria. Un ejemplo sencillo sería el siguiente. Si 10  litros de leche costaran 10 pesos (un peso por litro), y en un lapso determinado de tiempo, la producción se mantuviera constante (sin variaciones), y se duplicase la cantidad de billetes en circulación, el litro de leche constaría dos pesos. Los precios suben porque lo que baja es el valor de la moneda y se pierde el poder de compra, lo que antes costaba un peso, ahora cuesta dos. Cuando la inflación se acelera, los gobiernos apelan a medidas como control de precios, prohibiciones, cepos cambiarios, intervenciones de diferente orden. Si la emisión se sostiene, se empieza a perder rentabilidad, se producen desabastecimientos y suben los precios. Hay sectores más protegidos que pueden realizar acuerdos salariales y mantener el poder adquisitivo, pero esto no aplica a toda la sociedad. Cuando el proceso se cierra, se lo hacer a través de lo que conocemos como “ajuste”.  En dicho punto, aquellos que perdieron rentabilidad buscan recuperarla remarcando, y eso provoca más inflación. Una inflación camuflada, contenida. Entre el 2010 y el 2011, los ingresos mejoraron pero luego se estancaron por el efecto inflacionario, agravada por la devaluación del 2014. Los déficits fiscales se generan cuando en la ecuación la política tiene un peso relativo en extremo superior a la economía y esto se refleja en el crecimiento del gasto público, el cual supera al crecimiento de los ingresos. Entre el año 2008 y el 2015, el gasto creció 7 puntos sobre el PBI (14 de crecimiento de los gastos por sobre 7 de crecimiento de ingresos sobre el período citado). El  déficit acumulado 2015, cifras del ministerio de Hacienda, habría llegado a unos $ 209.856 millones (alrededor de 4,5% del PBI), a lo que habría que sumar las asistencias del Banco Central y del Fondo de Garantía de la Anses, lo que representa la descapitalización del Estado y  un punto más de déficit sobre el PBI. El camino de vuelta de una alta inflación no es el mismo camino a transitar que el de ida. Para generar una alta inflación hay que emitir dinero en exceso. Para bajar la inflación no basta con reducir la emisión monetaria. Hay que desactivar, simultáneamente, el proceso de inercia inflacionaria. Los precios suben porque suben los salarios y los salarios suben porque suben los precios.


¿Por qué otros países emiten pero no generan inflación?


Bretton Woods es una pequeña localidad de New Hampshire, Estados Unidos en donde en el año  1944 tuvo lugar una reunión de la Conferencia Monetaria y Financiera de la Naciones Unidas. Allí, privó la tesis norteamericana en el diseño del sistema monetario mundial. Lo que significó la imposición del dólar como moneda mundial, en detrimento de la libra esterlina. Al romper el patrón oro, Estados Unidos adquirió un inmenso poder convirtiendo a su moneda en la moneda de intercambio, sin asumir ninguna contrapartida frente al resto del mundo. Desde el 2008, la FED (Banco central de los EE UU), implementó enormes emisiones para financiar el exceso de gasto público, pero los precios no sufrieron alteraciones, y eso es porque siendo moneda internacional de intercambio, aceptada para transacciones, EE UU puede volcar el excedente fuera de su territorio, aceptado por los ciudadanos de otras naciones. Eso no ocurre ni ocurrirá en la Argentina.


Panorama de corto y mediano plazo


Si bien la economía de la Argentina, entendemos, se irá construyendo día a día como ha ocurrido en las últimas décadas, existen algunos lineamientos trazados que pueden entenderse como una política de cara a los años que le restan al gobierno.


El proceso en el cual se encuentra la Argentina es el siguiente:

Reducción de la inflación, para ello se necesita reducir la emisión monetaria, y por consiguiente es necesario reducir el gasto público.  Esto implica reducir los subsidios otorgados a través de las tarifas de servicios. Bajar la inflación a través de la emisión de títulos (LEBACS) de corto plazo, lo que significa absorber el excedente de pesos del mercado y contener la suba del dólar. Resolver el problema del acceso al crédito internacional (un hecho en ese sentido fue el pago a los holdouts) y liberar el tipo de cambio para normalizar las transacciones en moneda extranjera. La idea del gobierno sería reducir el déficit al 4,8% del PIB a finales de 2016, un 3,3% en 2017, 1,1% en 2018 y 0,3% para el 2019.


“Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) 127 millones de latinoamericanos, un 47% del mercado laboral, pertenecen a la categoría de trabajo informal.

Tres actores de peso tendrán la responsabilidad de proyectar al país hacia el futuro.

En la argentina, tenemos dos grandes sectores privados aportantes. El universo de las grandes empresas argentinas y el de las pymes. Las primeras realizan aportes a través de regalías. El modelo de negocios argentino tiene gran presencia en el continente a través de las franquicias. En 2008, 19 empresas multinacionales argentinas contaban con alrededor de US$ 19 000 millones en activos externos, sus ventas en el exterior alcanzaron los 21.000 millones de dólares, empleando a 42. 400 personas en el exterior. Las 23 principales compañías transnacionales cuentan con 278 filiales en 62 países. Las áreas en donde actúan son: contratos de suministros de turbinas y generadores para centrales hidroeléctricas, siderurgia, energía eólica, alimentos, construcción, petróleo, hidrocarburos, productos agropecuarios entre otros.





“Un estudio del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), dice que en América latina y el Caribe existen 34 millones de empresas en su mayoría pequeñas, informales y con un acceso limitado al crédito.”

Las PYMES en Argentina, representan el 96% del universo empresarial del país (520.000) y generan el 45% del empleo. 4.000.000 de puestos. No están exentas a las características descriptas por el BIB, tienen un alto grado de informalidad. El problema es que tiene buenas chances de generar recursos vía exportación pero solo participan en un 4,6% de las exportaciones locales. Un 70% se destina a América latina. Un 27% de ese 70%, tiene como principal cliente a una empresa grande, según destaca un informe de la consultora Abeceb. Según un estudio de la colega DNI, en América latina generan menos del 30% del producto bruto, mientras que en las economías centrales su participación es del 60%. Las pymes no llegan a explicar el 10% de las exportaciones. En la Unión Europea, la participación es superior al 30%. En Japón y Corea, alrededor del 40%. Los países que más crecen como receptores de exportaciones argentinas son los mercados asiáticos, como Vietnam y Arabia Saudita, y europeos no tradicionales como Polonia. Existen plazas que deparan nuevas oportunidades como: Sudáfrica, Emiratos Árabes Unidos, Tailandia, Malasia, países del Magreb (Marruecos, Tunez, Argelia).

Existen países cuyos mercados son mucho más viables para las pymes argentinas, porque no requieren de producción de escalas inaccesibles, como podrían ser China o la India. Con la debida asistencia técnica, profesional y crediticia, las PYMES pueden aportar mucho en término de ingresos genuinos al PBI vía exportaciones.

El tercer sector que es inicialmente el más importante de todos en términos relativos (por lo menos en esta etapa del país) es el estado. El estado a través de la inversión pública necesaria para movilizar las industrias locales y el consumo interno. Existe en la actualidad tratativas con el Export – import Bank de los estados Unidos con el objeto de destrabar recursos para la inversión directa. Es importante en este aspecto que la Argentina mejore su calificación crediticia. De allí el trabajo conjunto entre el Eximbank  quien financia y otorga garantías y seguros de compras de bienes y servicios a EE.UU y el BICE. Los países del mundo quieren tener acceso a información fidedigna de la Argentina para invertir. A pesar de las trabas del sector, el gobierno ha anunciado planes de obras públicas cuyos efectos se podrán observar en el 2017 y 2018.

Conclusiones

No es sencillo realizar previsiones o futurología en un país como la Argentina. Los profesionales serios podemos deducir a través de las decisiones tomadas e investigar sobre líneas de acción para poder entender el presente y el futuro y transmitírselo a los consumidores de información. El consultor, además, tiene la obligación de realizar interpretaciones racionales porque no puede aconsejar sobre la base del vínculo emocional o la simpatía o antipatía sobre un partido político o gobierno.


La actualidad es dura, producto del despilfarro de recursos del pasado. El país atraviesa un proceso de ajuste natural, necesario, imprescindible para equilibrar cuentas fiscales y transparentar precios. La inflación es un grave problema que podrá corregirse con inversiones que puedan desarrollar la oferta de productos y servicios. Una administración seria y cuidadosa de los recursos es importante al igual que el acceso al crédito externo aplicado al desarrollo productivo del país. El camino trazado en la actualidad es “bastante correcto”, pero necesita de cuidados intensivos, sobre todo cuando se trata de proteger (no “sobreproteger”) la industria local y conservar las fuentes de trabajo.  La reconversión de la Argentina, de un país populista o derechista a uno racional no extremista pero con sensibilidad social, no es sencillo. Las perspectivas son buenas y dependerán del comportamiento de la sociedad en términos de compromiso con la causa.

Un estudio realizado por Tax Justice Network publicado por el diario el Cronista Comercial, remarca que el dinero colocado en paraísos fiscales equivale al Producto Bruto Interno (PBI) combinado de Estados Unidos y Japón, esto es entre 21 y 32 billones de dólares. De esa suma, los millonarios argentinos aportan U$S 399.000 millones. El informe sólo toma en cuenta la riqueza financiera y excluye otros activos como propiedades inmobiliarias. Para que un país pueda crecer y desarrollarse de manera sustentable, quien primero debe creer en él son sus ciudadanos. ¿Si los argentinos no creen en los argentinos, porque el resto de los ciudadanos del mundo deberían creer en nuestro país?



Las perspectivas son buenas porque a la argentina le sobran recursos naturales y posibilidades de desarrollo. El desafío del gobierno en materia económico – financiera es el de atraer fondos que aplicados de manera estratégica generen las condiciones de confiabilidad para los inversores tanto extranjeros como nacionales e impulsar a las PYMES al cambio y adecuación necesaria para que puedan integrarse al mundo y aportar puestos de trabajo para el mercado local y fondos por operaciones de comercio exterior.

Ese sueño de la gran industria nacional puede ser posible articulando los resortes correctos y acordando líneas de acción que trasciendan el eje de tiempo de los períodos presidenciales. 


Lic. Claudio M. Pizzi
Director
www.dorbaires.com